FANDOM


Las Bruxes o Brujas es una creencia muy extinguida sobre todo por Asturias y Galicia. En Galicia son llamadas meigas.

Por lo general son mujeres feas, rechonchas, con verrugas que se dedican a pócimas y ungüentos y suelen transportarse por el aire en su escoba. Están en contacto frecuentemente con el diablo.

Se dedican al agüeyamiento (mal de ojo) que es el más común, pero en general a lo que se dedican es a sembrar el mal con sus conjuros y hechicerías.

Pero hay que distinguir entre la mágia blanca (teurgia) y la magia negra (goecia). Mientras que las bruxes que practican la mágica teurgia pasan sus conocimientos de generación en generación y se dedican principalmente a la alquimia, cábala y a practicar conjuros en beneficio de las personas, las de la magia goecia se dedican a todo lo contrario y en concreto las bruxas goecias asturianas utilizan un libro grimorio (libro de conocimiento mágico escrito entre la alta edad media y el siglo dieciocho) que es el de San Cipriano o ciprianillo.

Las bruxes asturianas se reunen cada 30 de abril en la Fonte das Bruxas de la Veiga del Palo ( Allende), allí se juntan, se untan de ungüentos y recitan el siguiente conjuro: "por encima de las artes por encima de carballos, a la Veiga del Palo con todos los caballos".

Es creencia común que por cada campana en una iglesia hay una bruxa ( Nun hay campana sin bruxa) y que para que no pudieran salir del templo bastaba con que el cura dejara el misal abierto.

Y como dice el dicho: " haberlas, hailas"

Las bruxas del oriente asturiano, celebran sus aquelarres en ciertos bosques de encinas, dentro del territorio de las Peñamelleras, y se transforman en culebras, murciélagos y lechuzas. Sus misas negras acaban siempre en orgías sexuales, bajo la dirección del Diañu Burlón , que representa al Macho Cabrío, al Demonio, y después de celebrar abominables misterios en aquél conventículo preparatorio, cabalgan sobre las escobas y con su jefe a la se dirigen al aquelarre de Sevilla.

Las bruxas del occidente asturiano, por el contrario, están más influenciadas por las gallegas, son menos promiscuas y prefieren el gobierno del diablo Astarot, gran duque de los dominios infernales. Existen dos lugares en el occidente de Asturias donde las bruxas celebran sus aquelarres: la Veiga del Palo, en Allande, y la Cueva de Sequeiros, en Cangas del Narcea.

Pero junto a estas brujas malignas y luciferinas existen otras brujas tradicionales, que practican la magia natural, y a las cuales se les conoce en el occidente con el nombre de adivías. A diferencia de las anteriores, las bruxas buenas no utilizan ni grimorios ni ningún otro tipo de libros de conjuros, sino que se transmiten los conocimientos oralmente, de maestra a aprendiz. No tratan con el diablo ni con ningún espíritus maligno, sino con los espíritus de la naturaleza: Su poder es tal que son capaces de portar una vela aún con vientos huracanados. Su misión consiste en preparar bebedizos amorosos, adivinar el porvenir, y practicar la necromancia, es decir, la comunicación con los espíritus de los muertos. No son maléficas, pero...más vale no enfrentarse a ninguna de ellas.