FANDOM


En la mitología de Cantabria la Sirenuca era una joven y bella muchacha cántabra. La leyenda dice que, desobedeciendo a su madre, solía mariscar en los acantilados más peligrosos de Castro-Urdiales, para cantar al compás de las olas del mar. La madre cansada de esta situación, preocupada por lo que a su hija le pudiera suceder, llegó a maldecirla:

¡Así permita el Dios del Cielo que te vuelvas pez!

Esta hermosa castreña se vio convertida en una mujer con larga y brillante cola de pez. La tradición dice que aún hoy en día la joven muchacha deja oír su canción a los navegantes perdidos entre la bruma y de esta manera les avisa que se acercan a los acantilados.

Imagenes Editar